Política y justicia

“De lo hasta ahora actuado aparece indiciariamente que el imputado forma parte de un entramado delictivo, dedicado, por precio o recompensa en especie, a obtener, fraudulentamente adjudicaciones de contratos públicos eliminando la concurrencia en lo posible de empresas ajenas a dicho entramado, mediante la manipulación tanto por parte de los encargados de las empresas adjudicatarias como por parte de los imputados con cargos políticos de relevancia en el seno del Principado de Asturias, de las citadas adjudicaciones; así pues de medios probatorios, como intervenciones telefónicas, y documentación unida a autos, derivan indicios suficientes para considerar al imputado implicado en la citada mecánica delictiva a través de su cargo de Consejero de Educación y Ciencia”….. (Auto de prisión provisional, comunicada y sin fianza de fecha 25-1-2011, Juzgado de Instrucción nº 4 de Gijón). “Hay que decir -con la provisionalidad propia del momento procesal en que nos econtramos- que existen indicios de la participación de José luis Iglesias Riopedre en los hechos investigados-los apreciados por la Juez a quo en el Auto recurrido-“.

Auto secc.8ª Audiencia Provincial de Asturias

La sección octava de la Audiencia Provincial acaba de poner en libertad al Sr. Riopedre, bajo fianza de 100.000 euros. Son los jueces los que mejor pueden valorar las circunstancias personales de cada uno y en función de ellas decidir esta u otra medida de aseguramiento personal, así que nada que decir. Es más, uno que lleva dedicándose más de veinte años a patear tribunales y juzgados implorando en tantas ocasiones piedad y perdón a sus señorías, confieso que en contadas ocasiones me alegro de la pérdida de libertad ajena y esta no era una de ellas.

Pero para los que desde las tripas pedían que se detuviese esa “prepotente implacabilidad de un acto de justicia que mantenía en la cárcel a un viejo enfermo”, antiguo luchador antifranquista por más señas, que no olviden que Riopedre sale en libertad llevando en la mochila el párrafo que textualmente arriba copio, de forma provisional, indiciaria, con absoluto respeto a la presunción de inocencia y sin que quepa anticipar pena alguna, desde luego; pero que no lo olviden, porque mientras la justicia sigue su camino, lenta (o no tanto) pero inexorable, quienes no están haciendo su trabajo, quienes caminan hacia ninguna parte son los políticos asturianos. Esos a los que se les llena la boca con lo de tolerancia cero contra la corrupción pero son refractarios a levantar ni una sola alfombra más que aquellas a que les obligue su Señoría.

Una lectura mínimamente informada y objetiva del Auto de la Audiencia no puede dejar de reconocer que esta resolución supone un espaldarazo para la labor investigadora de la Juez, recoge las tesis de la fiscalía en cuanto a la existencia de indicios suficientes de la existencia de una trama delictiva en torno a la ex cúpula de la Consejería de Educación y resalta la gravedad de los hechos investigados. Hechos que implican a cargos políticos socialistas de relevancia, por ello resulta imprescindible que a la mayor brevedad se den las oportunas explicaciones en el parlamento asturiano por el Presidente del Gobierno ya que ante la claridad y contundencia del Auto judicial no se puede seguir negando la existencia de responsabilidades políticas.

Por eso toca volver a exigir la formación de una Comisión de Investigación en la Junta General del Principado.

Comisión que depure responsabilidades políticas y arroje luz sobre los procedimientos de contratación en la administración asturiana, ahora más cuestionados que nunca. Recordemos a PP, y sobre todo a IU que comparte gobierno de coalicióncon el PSOE, que disponen de votos suficientes para exigir su formación. Sería lamentable que su inactividad permitiese que finalice la legislatura sin que se hayan dado todas las explicaciones necesarias. No es momento de palabras vacías sobre la tolerancia cero con la corrupción o la transparencia, ni de esconderse tras secretos sumariales o procedimientos judiciales que tienen su tempo y sus principios que todos debemos respetar, por cierto no como hace el Sr. Churruca en una de las primera reacciones que he visto exigiendo el levantamiento del secreto del sumario y que además de suponer una intromisión judicial inadmisible, desconoce que hay un mundo, el de la política, en el que lleva viviendo muchos años, en el que hay innumerables mecanismos para conocer la verdad y exigir responsabilidades políticas.

Hoy toca volver a repetir eso que me habrán oido más de una vez, el límite de lo correcto en política no lo marca el Código Penal. Si así fuera la actividad pública sería algo demasiado bajo y rastrero, algo sin aspiración de ejemplaridad alguna que tendría como todo norte la búsqueda del interés particular y no del interés general. A eso parece que aspiran algunos, desde luego nosotros no y por eso creemos que hay exigir a nuestros representantes algo más que hacer el D. Tancredo mientras se confia en que la Justicia nos haga el trabajo de limpieza . Porque frente a la responsabilidad jurídica o penal hay algo mucho más importante, que muchos han olvidado y que se llama RESPONSABILIDAD POLÍTICA. 

Y por cierto cuento una anécdota de la semana pasada sobre esto de las denostadas Comisiones de Investigación, muy ilustrativa: participaba yo en la radio en una tertulia de verbo suelto y ágil, cuando tras mencionar que se imponía la formación de esta Comisión de Investigación en el parlamento asturiano, un importante representante del PP, Vicealcalde de la capital por más señas, me afeó de forma un tanto desabrida que yo desconocía la mecánica parlamentaria, esas Comisiones no servían para nada según él, así que mejor que nos olvidásemos de ella. Es cierto que me quedé un momento traspuesto porque no esperaba ni la agresividad de la respuesta ni mucho menos que viniese de un insigne miembro de la oposición que anda todo el día perorando contra los “chiringuitos socialistas”. De la perplejidad me sacó la lectura que el conductor del programa hizo de un mensaje que acababa de mandar un oyente, y que recordaba al digno representante del PP que ese mismo día era titular en la prensa nacional que su partido solicitaba una Comisión de Investigación en el parlamento andaluz sobre el caso de los EREs fantasmas. En el fondo, pensaba yo, menos mal que en UPyD todavía no hemos caido en el cinismo político de considerar que no estamos preparados para manejar con rigor uno de los instrumentos más comunes de control de la actividad del gobierno que existe en todas las democracias occidentales; ni tampoco en la hipocresía de pedir una cosa aquí y rechazarla en la Comunidad de al lado, según convenga (la conveniencia de recharzarla aquí es un misterio). Los dos deben de ser vicios adquiridos con la acumulación de experiencia política, así que suerte tenemos de ser neófitos….y de que la radio mantenga oyentes tan despiertos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Política y justicia

  1. Pingback: Tweets that mention Política y justicia « Tren de Cercanías -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s