1 de Mayo

Hoy es un día de fiesta aunque haya pocos motivos de celebración. La publicación de la EPA este viernes, mientras todos los periódicos y medios de comunicación se hacían eco de la idílica boda de un príncipe inglés y su enamorada plebeya, me traía a la mente la imagen de Wallace Hartley y sus compañeros de la Orquesta del Titanic, tocando en cubierta mientras el trasatlántico se hundía sin remedio. Ninguno de ellos sobrevivió.

Igualmente, hoy ha habido cientos de manifestaciones en toda España en defensa de los trabajadores y sus derechos. Soy de los que creen que los sindicatos son necesarios, casi diría imprescindibles, en una sociedad democrática digna de ese nombre. Pero con 4.910.000 parados si no quieren convertirse en otra Orquesta del Titanic deberían poner sus ojos, no tanto en su principal clientela: los trabajadores de grandes empresas, de más de 45 años, con contrato fijo y sindicalizados. Sino en aquellos por los que hoy no se ha manifestado casi nadie, a pesar de ser los auténticos paganos de esta crisis: los jóvenes, las mujeres y los inmigrantes. A costa de ellos se ha hecho el ajuste laboral en España, era a los que resultaba más fácil despedir, eternos vagabundos de contrato en contrato sin derecho a indemnización o buceadores de esa economía sumergida que según algunos representa en nuestro país nada menos que el 17% del PIB.

Estamos al borde de un hecho dramático, por primera vez la rueda del progreso está a punto de dar marcha atrás, la generación de jóvenes que hoy pugna por encontrar un empleo es posible que en el futuro viva en peores condiciones que lo hicieron sus padres. Si eso acaba siendo así será inevitable que muchos de ellos se cuestionen para que sirvieron unos sindicatos que se preocuparon más de asegurar su confortable presente que de ganar el futuro. Que nadie recurra entonces a los consabidos salmos contra la desafección juvenil hacia la política y el compromiso sindical, será ya tarde.

Algunos humildemente hemos levantado la voz, y lo hemos hecho en un lugar muy significativo, entre la estación de autobuses y el nuevo campus universitario de Mieres, las razones de por qué hoy y por qué allí eran estas: Manifiesto 1 de Mayo de UPyD-Asturias.

Incluso logramos llamar la atención de la TPA que nos ha situado nada más y nada menos que en la Plaza de San Pedro en Roma, no eramos tantos como en la beatificación del Papa Woyjtyla, pero casi. Debemos de tener un cierto aroma de santidad sino no se explica

Claro que en 17″ poco se puede decir, el documento completo lo encontraréis aquí: http://www.upyd.es/contenidos/noticias/118/59149-Manifiesto_1_de_mayo_UPyD_Asturias

Que no permanezcamos indiferentes ante el martilleo de las negras estadísticas de paro porque un país como España con 4.910.000 parados es un país fracasado, que quienes tienen algún poder entiendan que no hay más urgencia que esta y hoy, más que nunca, que los sindicatos sean valientes y no permanezcan inmóviles cual Orquesta del Titanic, es mucho lo que nos jugamos….todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 1 de Mayo

  1. Antonio Alvarez dijo:

    Lamentablemente, la situacion YA es peor que la que vivieron nuestros padres, y va a peor.

    Con respecto a que las mujeres son las mas afectadas por esta situacion… la actual ley de igualdad, y las demas leyes maravillosas que nos han traido estos años, evita que eso suceda. (discriminacion positiva, ayudas a la cntratacion, rebajas de impuestos…)

    El tema de los inmigrantes es peliagudo, entiendo el esfuerzo que supone para ellos llegar. Pero si hay españoles en el paro (porque no hay trabajo) deberiamos pensar primero en nosotros, y no andar dando ayudas y subsidios sin ton ni son, cuando en españa hay españoles que no tienen derecho ni a seguridad social.

    Los HOMBRES, por debajo de esos cuarenta y pico y que comentabas, somos los que peor lo estamos pasando. No tenemos derechos, ni ayudas, ni siquiera un numero al que llamar para poder llorar.

    Me parace bien que querais el voto femenino, y el inmirante, pero no olvideis el a los hombres españoles entre 30 y 45, que tambien votamos y existimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s