Una nueva oportunidad

Diez meses después de la anterior convocatoria de elecciones autonómicas los asturianos volvemos a ser convocados a las urnas. ¿Cómo es posible que camino de los 100.000 parados y con un 52% de paro juvenil nuestros políticos hayan sido incapaces de alcanzar unos mínimos acuerdos para gobernar? Seguramente que te haces esa pregunta, yo también, somos muchos los que compartimos el enfado y desilusión ante esta situación de bloqueo político e institucional que vivimos.

Desde las anteriores elecciones autonómicas, en Mayo de 2011, apenas han pasado 10 meses, unos meses en los que los asturianos hemos asistido a un triste espectáculo, con un Gobierno en absoluta minoría en la Junta General, incapacitado para abordar los cambios y reformas que Asturias necesita, y que se ha instalado en el victimismo, el agravio comparativo y la teoría conspiratoria como toda argumentación; y una oposición que ha preferido contemplar como se degradaba la tarea de gobierno antes que asumir responsabilidades de ningún tipo.

Resulta oportuno recordar algo esencial, en todo sistema parlamentario quien está dispuesto a gobernar al frente de una minoría en la cámara legislativa, en este caso sólo 16 diputados de un total de 45, debe tener como labor prioritaria alcanzar algún tipo de pacto con el resto de fuerzas políticas que dote de contenido y estabilidad a esa tarea de gobierno. Sin embargo, más allá de retóricas apelaciones al diálogo, no se ha desarrollado estrategia alguna para propiciar acuerdos. Al contrario, todos los esfuerzos que ha desplegado el Presidente Álvarez-Cascos y su partido han ido dirigidos a continuar la batalla personal iniciada hace más de un año con la escisión provocada en el Partido Popular, como si el periodo electoral no hubiese finalizado y no tocase ya enfrentarse a los graves problemas que Asturias arrastra.

Durante el periodo transcurrido hasta las elecciones generales de 22 de Noviembre, toda la tarea de gobierno estuvo supeditada a la estrategia puramente electoral de Foro Asturias encaminada a la consecución de un “grupo asturiano en Madrid”, replicando en buena medida la estrategia particularista que en otros ámbitos han desplegado los partidos regionalistas y nacionalistas, como si los grandes problemas que hoy nos aquejan a los asturianos no fuesen comunes a todos los españoles y no viniesen, en buena parte, causados por la ruptura de la vertebración y la cohesión de España. Males que no se pueden contrarrestar con políticas que hacen del agravio comparativo entre territorios su principal fuente de legitimación.

Agotado el ciclo electoral nacional se presentó, avanzado ya el mes de Diciembre y con un injustificable retraso, el Presupuesto de la Comunidad para 2012. Un Presupuesto construido sobre bases absolutamente ficticias (baste decir que cuando el resto de Comunidades presentaban presupuestos a la baja, aquí se acudía a un presupuesto expansivo con un 1,8% de crecimiento con relación al del año anterior).  Apoyado en unas previsiones de ingresos irreales y que renunciaba a abordar reestructuraciones significativas del gasto; comprometiendo, por su imposible realización, el mantenimiento de los servicios públicos esenciales.

Este Presupuesto no sólo cosechó el rechazo de las fuerzas parlamentarias sino también de los agentes sociales y de la mayoría de los expertos que tuvieron ocasión de pronunciarse. Tras un mes escaso de tramitación parlamentaria, sin una sola reunión negociadora con otros grupos parlamentarios, su devolución por la Junta General fue la razón esgrimida por el Presidente Álvarez-Cascos para esta nueva convocatoria electoral y la confirmación de que no estaba en sus previsiones asumir, con  todas las consecuencias, las tareas de gobierno en este tiempo difícil.

Si la tarea del Gobierno no puede sino calificarse de vacía e irresponsable, iguales  calificativos cabe aplicar a los partidos de oposición.

El Partido Popular ha seguido en todos estos meses una trayectoria errática, sin una línea clara de actuación, marcada por la absoluta falta de liderazgo ante la desautorización sufrida en el mes de Mayo por una cúpula regional que se ha preocupado sobre todo por mantener su status y que ha colaborado muy poco en la gobernabilidad de Asturias, a pesar de las evidentes coincidencias programáticas con Foro Asturias. Han optado por continuar la pelea con sus, hasta hace escasas fechas, antiguos compañeros antes que comprometerse en la gobernabilidad de Asturias, fiando toda su estrategia a los éxitos del partido en el ámbito nacional.

Igualmente al PSOE hay que achacarle su falta de compromiso con Asturias, su estrategia ha sido absolutamente cortoplacista y ha supeditado los intereses de los asturianos a sus intereses como partido.

Hay que recordar que fue la fuerza política que obtuvo más votos en las pasadas elecciones de Mayo, aunque no escaños, y que los pactos seguros con IU le aseguraban mayor respaldo parlamentario que el Gobierno que finalmente se constituyó. Pudo gobernar y sin embargo ha preferido en todo este tiempo mantenerse al margen, observando como se degradaba la vida política e institucional de Asturias, en actitud impropia de un partido con vocación mayoritaria y de gobierno. Esta pasividad en un momento crítico para Asturias y para España da idea que nos encontramos ante un partido esclerotizado, falto de propuestas e incapaz de renovación alguna, que fía al fracaso de los demás su propio éxito.

Sin embargo no podemos olvidar que la crítica situación económica de nuestra región, nuestra falta de perspectivas de futuro, la pérdida de oportunidades que ha padecido Asturias en estos años y la degradación de nuestra vida institucional es achacable en buena medida a su largo periodo de gobierno continuado, que no quedado saldado con estos meses de gobierno interino.

Es urgente superar esta situación de bloqueo institucional a que nos han conducido estos partidos irresponsables, porque mientras esto sucedía en Asturias el mundo ha seguido girando, la crisis económica se ha agravado y seguimos perdiendo un tiempo precioso que no tenemos.

Asturias necesita un gobierno que no de la espalda a la realidad, un gobierno con altura de miras capaz de superar estériles confrontaciones personales y partidistas, que ejerza con responsabilidad su labor con visión de futuro para una región en continuo declive. Llevamos demasiado tiempo con la mirada puesta en el pasado, llegó la hora de dejar de mirar hacia atrás con ira y poner la vista en el futuro. La hora de afrontar con madurez el reto que supone abandonar las políticas fracasadas que nos han conducido a esta situación. Abordando con decisión un cambio hacia una nueva cultura social y económica, capaz de generar la riqueza necesaria que haga sostenible nuestro apreciado sistema de servicios públicos y protección social, y garantice el futuro de tantos jóvenes para los que hoy su tierra sólo es un referente de fin de semana y vacaciones pero no de trabajo y oportunidades,

El 25 de marzo Asturias tiene una oportunidad única para iniciar ese cambio, hacerlo posible es mi compromiso, el compromiso de UPyD.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una nueva oportunidad

  1. Pingback: La izquierda sale a la calle « JUAN MANUEL CABRERA PAREJA

  2. Fernando dijo:

    PSOE e IU han cifrado y parece que cifran su política en el antagonismo izquierdas-derechas. Nada nuevo que aportar. Me opongo a todo y ni una buena acción ni una mala palabra. Con eso justifican su falta de compromiso, olvidando que los diputados no solo representan a quienes los eligen sino a todos los electores. Foro pronto dejó al descubierto por qué sus siglas son las de su líder: no hay nada detrás. Asumieron gobernar cuando tenían alma de oposición. El éxito los mató. En el PP son profesionales, muy profesionales… de la política, de perdurar, de ni contigo ni sin ti, de marear la perdiz. Hace falta cambiarles el paso a todos esos perros de hortelano, incapaces de mirar más allá de su comedero y de preocuparse por otra cosa que no sea que nadie se lo toque. También echo en falta algún líder asturiano que no sea de Gijón, dicho sea de paso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s